Cromáticos Traumáticos

31.3.08

Estoy jodido porque el tema sobre el que quiero hablar hoy es un asunto delicado. Espinoso. Lacerante.
Pero quiero hacerlo a pesar de que van a abrirse viejas heridas y vamos a volver a ser pasto de los diversos traumas y daños morales (la mayoría irreparables) que este hecho nos causó en los albores de nuestra vida. A muchos, nos destrozó la infancia.
Me estoy refiriendo a aquellos estuches y plumiers de lápices de colores en los que, por muy caros y completos que fueran, siempre había un gran ausente: el lápiz de color carne.
Cada vez que la profesora (o la seño en su defecto) nos pedía dibujar una familia, torrentes de sudor frío, incluso alguna micción involuntaria, recorrían nuestros pequeños cuerpecitos.
A pesar de nuestras limitadas habilidades, éramos capaces de plasmar en un bloc cualquier paisaje, casa o coche. No había problema con eso.
El cataclismo se producía cuando nos tocaba colorear caras y manos, y nos veíamos inmersos en la difícil tesitura de escoger el color que más se aproximara a la realidad. Los resultados eran bochornosos.
Si nos decantábamos por el color rosa, nuestros papás acababan pareciendo dos ingleses recién llegados de Torrevieja . Y si lo hacíamos por el naranja, daba la sensación de que acaban de sacar la cabeza de un horno. Una chapuza, vamos.
Pero lo más chocante de todo es que los lápices de color carne existían. No sé de dónde coño pudo salir, pero yo ví uno una vez. Lo tenía un niño de 3º de primaria y lógicamente lo perdía menos de vista que Gollum al anillo (mi tesssorooooo).
Recuerdo que ese niño era la envidia de la escuela. Era el puto amo, y tal vez el único de aquella promoción de canijos que ahora vive una madurez plena y feliz.
Los demás deberíamos haber reclamado daños y perjuicios por ésto, y recordar a los fabricantes que hagan algo para evitar futuros traumas, que no tiene que ser tan difícil conseguir el color que más se usa.
Solo hay que fijarse en el color de la madera de los propios lapiceros, cojones.
Si después de inventar Internet y poner hombres en la luna no somos capaces de solucionar esto, mal vamos.

22 comentarios:

Vic dijo...

Ainss el lápiz de color canne también es un tesoro para mi hijo mayor (7años)

el agus dijo...

¿Os referís al "lapiz color carne"? Ese que mengua y aumenta su tamaño...
Degenerados, enterrad@s viv@s con el Duque de Feria os imagino.
(es broma, coño)
El Agus

Julito dijo...

Vic, tu hijo es entonces un ser afortunado. Un elegido. Cuida tu también de sus pinturas porque si algún día lo pierde, se desatarán episodios angustiosos y muy desagradables para todos.

Agus, ese lápiz al que haces referencia no era tan difícil de encontrar (al menos en mi caso, jajajja). Fué ya pasada la pubertad cuando perdió parte de su gracia al tener que añadirle la goma (de borrar).

Nabrazo a los dos.

El Deme dijo...

el lápiz color carne no salió hasta la aparición del estuche de de pisos ( años ochenta), cuando había 24 . En nuestra infancia no existía, como tampoco la tele en color. La realidad era gris, pero teníamos Regalinas y Sobres Sorpresa.

Anónimo dijo...

Nene,también tienes esto?
Es tan bueno como pan pa hoy...eres la leche!
TSUKI-MUNDOCROQUETAS(JA!)

Natacha dijo...

Yo añado un problema más... mi hijo pequeño es daltónico y tuve tremendas peloteras con su profe hasta que lo descubrimos: "es que su niño pinta las cosas como le viene en gana... le digo Pintar el arbol de verde y el va y lo pinta azul...
Al descubirlo busqué lápices de colores con el color impreso en el lomo, para que pudiese dar color "coherente" aunque no lo viese...
No os creáis que vivo en un pueblecito no, vivo en madrid y vive dios que no lo he encontrado ni en las tiendas más especializadas... sencillamente ¡¡no existen!!!!
Un saludo, llegué de rebote y volveré, jeje.
Natacha.

Anónimo dijo...

Tus blogs me encantan, me divierto mucho leyéndolos. El tema del color piel se planteó en mi casa desde que mis niños eran pequeños. Ya para entonces los lápices traían ese color que parece un salmón desteñido. Cuando ellos me pedían "Alcanzame el color piel" yo les daba el marrón. En mi país, la piel es de muchos colores, no solo blanca o sonrosada. Mis hijos aprendieron que la piel se puede pintar también marrón, aunque la de su familia cercana (descendientes de españoles e italianos) mas bien podría pintarse con un pálido amarillo, sobre todo en invierno. Así que no te traumes por eso, todo es cuestión de perspectiva, cuando el cambio climático persista, ya nos vamos a pintar todos de rojo.

Besos

Alicia A.

Anónimo dijo...

AYUDEN A CHO VITO JODER

CAPITALISTAS FINOS QUE SON USTEDES.

Estoy hasta el tupé de tanto socialista de medio pelo. Dejan sólo a los de Cho Vito y hoy le caban de echar abajo las casitas de los chrumbeles de la Cañada Real de Madrid y alrededores.

ABAJO EL JUAN FERNANDO

ABAJO EL PAULINO Y EL SORIA

LOS VERDES COMO LA MASA.

HASTA CUANDO TANTA OPRESION DEL PUEBLO.

LA MASA Y SUPERMAN

anselmo dijo...

coño..que has actualizado este blog..que sorpresa

Juegos Ocultos dijo...

jejej, julito, me encantan estas reflexiones filosoficas...yo creo que en algun momento de mi infancia tuve el color carne en mis manos....si los politicos, los banqueros y demas chusma elitista se plantearan estos problemas la vida seria mucho mejor para todos, ande va a parar!!
un beso

Desastrilla dijo...

¡¡Hola!! vengo desde el blog de anselmillo y llevo un ratillo leyendo tus últimas entradas. Cuánta razón, era una odisea buscar el puñetero color que quedara bien en las caras de los dibujos del cole...los más vagos o quizá eran disléxicos pasaban de buscar un color parecido y cogian uno cualquiera, ya fuera azul, verde, amarillo...y para colmo, cuando conseguías encontrar uno color carne, todos querían usarlo y te duraba el lápiz menos de una hora...¡¡Me apunto a tus seguidores!!

Anónimo dijo...

Hola Julito, ahora me vine a este blog, encontre primero el de "Pan pa hoy y..." He leido un articulo y ya me queda claro que este blog al igual que el otro son geniales, es que tu eres genial.
Y hablando de los "coloridos" traumas infantiles, pues yo tuve dos, uno el del color carne, uff que rabia cuando queria pintar con el lapiz rosa pero muy suave y de pronto suas una raya mas fuerte y ya quedaba la piel como despues de quedarse dormida en una tarde de playa. Y mi otro trauma fue con el lapiz de color celeste, por esas confabulaciones de la vida, o sera cosa de karma, pues TODOS los lapices celestes (y solo los CELESTES) desde el jardin infantil hasta cuando tenia unos 11 años, me salieron con la madera muy mala y cada vez que se les rompia la punta era un lio tratar de sacarles una nueva punta con el afilador, porque se trababa a cada media vuelta. Hasta el dia de hoy ODIO EL COLOR CELESTE... solo lo paso en los jeans de ese color.
Patricia de Chile

nsK dijo...

Yo sí tenía lápiz color cahnne en mi lapicero. A lo mejor por eso he salido tan equilibrado %)

Isabella Gispert dijo...

Hola Julito. Me encantan tus blogs... Pero este... ¡ESTE ES EL MEJOR BLOG QUE HE LEIDO NUNCAAAA! Prometo volver siempre que haya una nueva entrada :D.
Un saludo y un beso

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Es verdad! Pero cometimos el error que no cometió Matt Groenig: pintar la carne de color amarillo...

Saludos, Julito.

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog y el de cocina es simplemente magnifico. Por cierto, echo en falta tus comentarios sobre la nueva costumbre de hacernos quitarnos los zapatos y el cinturón al subir al avion...

Abrujandra dijo...

Llego a tu blog desde el de Pedro, me resultó muy divertido tu comentario de levantarte temprano un domingo, eso no es natural jajaja.
Cosas que nos hacen perder los estribos, de a miles, parece que el universo se confabulara para que salgamos corriendo a eliminar a la humanidad entera.
El lápiz color carne era lo más deseado por mí, mis personas en la escuela primaria siempre estaban bronceadas.
¿Qué me contás de los envoltorios imposibles? los cds nuevos, esos me pueden llevar a extremos de intento de homicidio.

Ese oscuro objeto de deseo . dijo...

esta es tuya Julito ...¿?
Como me sigo a esto que es mu bueno ...
Es que es para observar el blog desde una cierta distancia, que pareces cabreado.jejejjejejeje¡

Una ñ en si misma

Naida dijo...

Son las 9 de la mañana de un sábado donde tenía que estar durmiendo a pierna suelta y he llegado hasta tu blog de cocina y luego hasta aquí, desde el blog de "Una noche con" y es que me estoy meando de la risa!! eres un crack!!! si no te importa me cojo tus enlaces para ponerlos en uno de mis blogs!!!

Mondié sigue escribiendo!!!

Maite dijo...

Julito eres un fenomeno :)

Fauve, la petite sauvage dijo...

Vengo a dejar un mensaje y veo que coincide casi exactamente con el que puse... ¿cuándo?

Da igual; muchos, muchos besos, Julito.

Alba dijo...

jeje, yo pintaba las caras de naranja "flojito" ya ves... Un poco raras si quedaban pero no las iba a dejar en blanco.
En fin, que yo he entrado desde el Blog mañoso para ver tu receta y me he quedado aquí enrollándome.

Saludos!!