Etiquetas Asesinas

14.1.07

El otro día me compré una camiseta guapísisima y no fue en un mercadillo precisamente, ni tampoco eran rebajas.
Cuando por fin me la puse, me miré al espejo y resulta que me quedaba bien y todo (cosa extraña por mi constitución corporal tipo C3PO).
Iba yo tan contento con mi camiseta nueva cuando de repente empecé a notar
una especie de cosquilleo en el costado izquierdo, muy cerca del lomo.
Pronto el cosquilleo se convirtió en picor y el picor en escozor, así que palpé la camiseta y noté un extraño bulto.
"Un escarabajo que se me ha colado"-pensé. Levanté la camiseta para mirar y flipé cuando vi que ni escarabajo ni hostias.
¡¡Seis etiquetas!!! ¡¡Seis!!! Una de ellas de plástico duro. Las demás eran de una
especie de tela-papel afilada y lacerante, con un montón de letras, códigos de barras y no sé que cojones más ni con qué objeto. Pero bueno, ésto qué es!!!
¿De verdad necesitamos tanta información para darnos cuenta de que hay que lavar la camiseta cuando empieza a oler a caballo? Ntchssss.
En fin, para mitigar mi cabreo cogi unas tijeras y corté por el borde todas las etiquetas para que no me lastimaran más el lomo.
En que hora. En que horaaaaaaaa. Ahora arañaban todavía más, así que apuré aun más el recorte y ¿qué paso? Pues que me cargué la camiseta.

Ahora cada vez que voy a comprar ropa, me fijo y alucino de la cantidad de prendas que hay en el mercado con esta "genial aportación a la humanidad" y me pregunto que habrá sido de aquellas otras etiquetas más suaves y algodonosas que había en la parte de atrás del pescuezo, con la única información de la talla dentro de un circulito y la temperatura de lavado en el reverso. No creo que hagan falta más datos pa ponerse una prenda.
¿Qué mente privilegiada habrá inventado las etiquetas asesinas? ¿Cuanto habrá cobrado por ello? Sinceramente.....¿no os dan ganas de ZARAndearle?

10 comentarios:

Arthemisa dijo...

Me parto con tus blogs :-D. Empecé con el de cocina y ahora me he pasado a éste. Buenísimos...
Lo de las etiquetas no tiene solución; para ser ZARista, hay que sufrir, je,je,je.
Besotes.

WINCHESTER dijo...

La verdad es que tengo los cajones del cuarto de baño lleniiiiitos de etiquetas recortadas de esas... jajaja... Encantada...besos

Julito dijo...

Gracias reinas.

Joer Rakel. Es un honor para mí que hayas visitado mi blog y más aún que hayas dejado un comentario.
Sigo tu carrera musical desde el principio, que lo sepas.

Ya hacía falta en este país una compositora y cantante que pusiera la realidad encima de la mesa y llame a las cosas por su nombre.

Vale, Montoya no soy yo, pero desde aquí intento serlo poninedo de manifiesto mis devaneos mentales y me alegra saber que en eso nos parecemos.

Tu blog es un pasote y ya está enlazado con este otro más humilde, pero con el mismo afán de tocar los cojones.

Un besazo

eu dijo...

jajajajaja

vengo del blog de cocina donde has dejado un discreto mensaje en letra pequeña para que visitemos este...

lo sumo a favoritos ¡¡

Julito dijo...

Nabrazo EU

Cocinica dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, es insoportable el picor, escozor, cabreo y ansias asesinas que pueden llegar a despertar estas etiquetas.
¿ Será que los fabricantes no las usan?

Muy bueno tu blog, aunque el bacalao con mango no termine de gustarme.

Saluditos

picapusa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julito dijo...

Eh, eh.
Que yo no he eliminao nada eh?

picapusa dijo...

fui yo chico, aquí pon un emoticono colorao, pss,yo pispa lo quité

una cosa es seguirte y otra comentarte, me eché pa tras , igual un día me animo.
besitos

Ese oscuro objeto de deseo . dijo...

Tienes que cortar los hilos que unen las etiquetas con las tijeras con mucho cuidado pero sin ninguna dificultad ... cortas los hilicos si se van desaciendo ...tardas pero que es tardar a el precio de tu piel y su salud ...Jejejejejejejejeje.

Muy bueno este blog ...Al igual que el de darle al comer fino que es :Pan pa hoy...

Encantada de recibirte en mi blog .


Una ñ alagada.